30 jun. 2006

Se nos terminó el mundial.

Hoy es un día de luto. Quedamos fuera de la copa del mundo y casi todos los argentinos estamos tristes, desilusionados.
Se termino la fantasía del mundial con los semi feriados el día de los partidos, con el comentario que te une a tu vecino, compañero de trabajo, amigo o desconocido.
Hoy volvimos a la realidad a la que tarde o temprano íbamos a regresar, pero que muchos queríamos alargar.
Estos días flamearon en mano más banderas que nunca y se coreó el himno más de una vez por semana. Estos días los colores celeste y blanco entraron en todos los hogares y salieron a saludar por las ventanas de casi todos los hogares.
Estoy contento de que sea esta la ocasión donde nos sentimos más argentinos que nunca, y orgullosos de serlo.
El mundial nos unió durante unos días e hizo dejar de lado diferencias. Nos abrazo en cada gol y en cada angustia. Es hermoso estar unidos por algo así, es hermoso que el fin sea que ganemos todos y no que gane solo el más fuerte.
No apoyo nacionalismos que son en realidad excusas para discriminar, para pelear, para separar, para matar. Apoyo el nacionalismo que nos salió en estos días. Cuando al himno lo cantamos con todas las ganas, cuando a los colores de la bandera lo llevamos hasta en el calzón, cuando luchamos por algo que no le hace mal a nadie. Y porque cuando el partido se termina, podemos abrazarnos con quien fue nuestro rival.

Ary Kaplan Nakamura

1 comentario:

Hernán R. dijo...

Deseo que los Argentinos mantengamos el sentimiento nacionalista, no solo en un mundial cada 4 años sinó que mantengamos nuestras banderas desplegadas, solidifiquemos nuestra unión, ensanchemos la esperanza, generemos más trabajo, demostremos nuestra solidaridad, lo hagamos con humildad, no nos olvidemos de ser caritativos con la sociedad toda y principalmente vivamos el día a día con buena fe pensando en un pluralismo nacional, para que durante estos 4 años que restan, en el caso de que perdamos el mundial nuevamente, TENGAMOS OTRAS GLORIAS, las glorias de ser NUEVAMENTE UN PAÍS UNIDO y PRÓSPERO.



Pekerman, excelente corroboró lo que es: un grán técnico digno de estos jugadores, que más lógico que poner un delantero de area, con potencia, con posibilidad de embocar un cabezazo, un olfateador del arco, era lo que necesitabamos “en ese momento exacto”, lamentablemente todo se nos dió vuelta. La próxima será y futbolisticamente sigamos así, de la mano de un grande: JOSÉ PEKERMAN.

Abrazooos!

-HR-