28 feb. 2007

La Mancha de Ezeiza - Eternizando Momentos 0015



Hoy la "Mancha de Rolando" tocó su rock en la cárcel de Ezeiza. El público estaba compuesto por 250 jóvenes de entre 18 a 21 años. Algunos parecían de menos de 15 y a todos juntos se los veía como de una colonia de vacaciones o de un grupo de viaje de egresados. Ropa nueva limpia, zapatillas de marca, contentos y acicalados se mantuvieron tranquilos bajo las miradas de los policías más cercanos y los rifles de los francotiradores en los techos.
"¿De q barrio sos?" es la primera pregunta que te hacen. Tu barrio indica tu casta, tu nivel, tu grupo, tu equipo. Las zapatillas brillaban bajo el sol. Solo había dos pares de Topper y el resto eran de las más caras. También dentro de la cárcel, el de las mejores zapatillas es el más poderoso. La jungla capitalista los sigue tras las rejas y se les mete bajo cerrojos en la cabeza. A la salida solo queda robar, no hay manera de ser ex convicto, sin estudios ni ayuda, y con trabajo digno tener lo mismo que conseguís robando. Tener es ser, no tener es no existir. Ese es el lema, y la cárcel, que no es culpable de ello, no parece tampoco poder/querer buscar una solución.
Jorge con suerte sale en un año y se podrá reencontrar con sus dos hijos y su esposa. Ella no le tiene fé pero lo espera. Él tampoco se tiene fé, no quiere volver a la cárcel pero sí a muchos no se nos ocurren salidas para él, a él menos todavía. "Acá tenemos nuestra celda individual", dice y me defrauda. Pensé que iba a decir "acá no vuelvo más", pero no fue así. Somos animales y cuando nos tratan como salvajes parece que eso terminamos siendo. La celda tiene cama, TV. con Tinelli, comida todos los días y alguna que otra actividad para matar el tiempo. Afuera espera la dura realidad, el día a día, el hambre, la desigualdad cada vez más desigual. Como animales que somos, parece que un día agachamos la cabeza y vemos que en la cárcel no se está tan mal. La libertad tiene un precio muy alto y de los pocos que saben donde se consigue, pocos están dispuestos a pagar.

Termina el recital y es hora de que nosotros volvamos a casa. Termina el recital y los pibes vuelven a sus celdas hasta la hora de la cena. Vuelven ahí y quedarán ahí por 1, 10 o 30 años más.
Los de la penitenciaria quedaron contentos. La prensa vio lo pulcros y ordenados que están los presos, no hubo ningún incidente y todos se marcharon a casa. Como si en realidad eso se tratara realmente de solo un recital de rock.
Los francotiradores fueron los que peor la pasaron. Cuatro horas bajo el radiante sol, vestidos de negro de pies a cabeza y sin poder moverse de su lugar. Cargando sus armas que tienen el poder de quitarle la vida a cualquiera de los pibes de ahí, pero sin poder disparar. Seria entendible que trabajar de eso les generara odio. Odio hacia los presos que una tarde de sol son agasajados por un famoso grupo de rock en "el jardín de su casa". Y el odio sale siempre por algún lado. Todo sale, y suele sufrirlo el animal más débil.
Los músicos se volvieron contentos a sus hogares. Fueron por que quisieron, brindaron su arte con todas las ganas y eso algo lindo les trajo. Dar es recibir.
Los presos se ventilaron un par de horas y vieron algo de lo que afuera tenemos y adentro no hay. Tal vez alguno hoy escriba una canción, una poesía, eso sería el pequeño gran fruto de esta tarde calurosa. Hubieran preferido cumbia, sin duda. Eso los hubiera divertido mucho y les hubiera hecho olvidar todavía más de donde vienen, donde están y a donde van. Pero "La Mancha" les dejo un mensaje que algunos sabrán rescatar. Hablan melancólicamente de "ella", la que está pero no es nuestra, ¿quien puede negar que le están cantando a la libertad?:


Arde la ciudad (Mancha de Rolando)

Tu equipo volvio a ganar
te prendieron mil vengalas hoy
la banda grita tu nombre y ves
como la popular se va caer
pero tu estrella no esta mas
se la llevo la mañana

Arde la cuidad
llueve en tu mirada gris
la gente festeja y vuelve a reir
pero este carnaval
hoy no te deja dormir
mires donde mires ella esta ahi

Tu vida siempre fue así
te da y te quita por nada
y aunque estés solo
sin corazón
ahora tenes que seguir la función..
Es una fiesta algo de hoy
donde se junta la hinchada

Arde la cuidad
llueve en tu mirada gris
la gente festeja y vuelve a reir
pero este carnaval
hoy no te deja dormir
mires donde mires ella esta ahi

Es una fiesta algo de hoy
donde se junta la hinchada

Arde la cuidad
llueve en tu mirada gris
la gente festeja y vuelve a reir
pero este carnaval
hoy no te deja dormir
mires donde mires ella esta ahi

Arde la cuidad
llueve en tu mirada gris
la gente festeja y vuelve a reir
pero este carnaval
hoy no te deja dormir
mires donde mires ella esta ahí

---

Fotos y Texto: Ary Kaplan Nakamura







21 feb. 2007

Nahuel Pérez Biscayart (entrevista)




"Odio a los actores, mucho"


Con 20 años, papeles en seis películas y varias series de televisión, Nahuel Pérez Biscayart repasa el oficio que encuentra su plenitud en el teatro: "Es un disfrute casi fisiológico", explica...


Marcela Mazzei - fotos: Ary Kaplan Nakamura


VER ENTREVISTA

1 feb. 2007

Elección Miss El Soberbio 2007, El Soberbio, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0014

El viaje terminó en El Soberbio, un interesante pueblo donde se habla más portugués que español. Allí nos sorprendió la elección de la reina y al saber que ustedes las iban a ver, decidieron juntarse para darles la despedida.

Ary

Ruta de Moconá a El Soberbio, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0013

Imposible no tener los pies rojos. La tierra se vuelve arcilla y la ruta nos trae gente.
Perdido en medio de la nada, Cesar Fitzner acaba de poner un kiosco. Pegunta como está el trabajo en Buenos Aires y con mis respuesta trato de quitarle la mala idea de dejar su tierra. Se alivia al saber que las cosas en la Capital Federal no son mejores. Él tenía cultivos de tabaco y citronela pero los plaguicidas le estaban dañando la salud. Ahora forestó y mientras espera que los pinos crezcan 10 años y los árboles locales 50 años, atiende el kiosco. Nos vamos y vuelve a subir la música brasilera al máximo, así otro curioso y sediento como yo, para a comprarle.

Ary

Saltos del Moconá, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0012

Moconá, en lengua guaraní, significa "el que todo lo traga", y bien puesto está su nombre.
Son saltos longitudinales a lo largo del río Uruguay, que viene de Brasil. La corriente es extremadamente fuerte y la profundidad llega a los 120 metros.
Se accede en camioneta desde el pueblo El Soberbio y el viaje en gomón es algo imperdible.
Caminando por un sendero se llega al salto Don Enrique. ¡El agua tibia y las mariposas los esperan!

Info: Sr. Ruly Cabral rulycabralevt@yahoo.com.ar (agencia de viajes).

Ary

Camping "La Planchada", El Soberbio, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0011

Marcos Dasilva es leñador. Cada día va al monte y recoge madera de los árboles que el dueño de las tierras le indica. Por su labor le pagan $25 por día, lo que da un total de $600 por mes.
Es despierto, alegre y ama su tierra. La excusa de ambos para conocernos fueron las fotos. Yo lo quería retratar y él quería ser retratado tirándose al agua desde una lomada. Mi foto preferida de él es esta en el bote. Antes de irme, tratando de no ofender quise pedirle si tenia una dirección de email para enviarle las fotos. Me incomodaba preguntarlo así. Por un lado sentía que mi pregunta implicaba la posibilidad de que él no tuviera acceso a algo que casi todo el mundo tiene, pero por el otro lado me incomodaba la posibilidad de que no tuviera uno y hacerlo sentir mal, en falta, pobre. Finalmente se lo pregunte directo y con la mayor naturalidad: -"Dirección de email... ¿tenes alguna?"-. No solo no tenia eso sino que tampoco tenía dirección en su casa. Es que es así, a su casa se llega caminando por el monte.

Ary

"Iguazú Extreme", Puerto Iguazú, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0010

El bosque nos da todo. Comida, oxigeno, remedios, sombra, etc. Solo hay que tener ganas de conocer, de aprender.
Los indígenas Guaraníes que lo habitan conocen todos sus secretos y por eso lo cuidan. La mayoría de los blancos siempre fueron a la conquista, al arrebato, a la destrucción. Algo todavía queda y somos todos responsables de que siga siendo así.
Un pequeño y hermoso paseo se puede hacer fuera del bullicio de las Cataratas, guiados por un nuevo amigo que me dieron las vacaciones.
Si quieren aprender algo de bosque, de los Guaraníes y también disfrutar de la piedra y el agua, no dejen de hacer este hermoso paseo:
Info: http://www.yguazuextreme.com/

Ary

Salto Arrechea, Cataratas del Iguazú, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0009

Estando en las Cataratas es imperdible visitar el salto Arrechea. Está dentro del mismo parque nacional y se accede caminando 6km (ida y vuelta) por el sendero Macuco. Te podés meter al agua, trepar la roca y disfrutar de la ducha más fuerte de tu vida.
Eso si, ¡cuidado con los yacaré!. (No se preocupen, se ven desde las pasarelas aéreas de Cataratas).

Ary

Cataratas del Iguazú, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0008

En Puerto Iguazú, la ciudad del agua, falta el agua. Se suministra a intervalos y hay que almacenarla en las casas.
Sin embargo las Cataratas lucen hermosas y adentrarse en ellas con el gomón es algo imperdible.
Para más info de este paseo: http://www.iguazujunglexplorer.com/espanol_home.htm
Los tucanes, libres como me gusta verlos, pasean de rama en rama.

Ary



Saltos de Tabay, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0007

Luego viajamos a Jardín América y de allí a los Saltos de Tabay. Y ahí... ¡tuvimos agua de sobra!.

Ary

Comienzo del viaje. Posadas, Misiones, Argentina - Eternizando momentos 0006

¡El viaje a Misiones fue hermosísimo!
Muchísimas gracias a todos los que nos dieron una mano para que fuera así.
Les voy ir contando el recorrido de a poco. Y quien se tiente a viajar a estos lugares... cuente conmigo para ayudarlo.


Llegamos con el micro a Posadas y lo primero que preguntamos fue "donde está el agua?".
Nos desilusionamos al enterarnos, que al igual que en Buenos Aires, el acceso al río está bastante negado.
Finalmente encontramos la única playita de la ciudad que se llama Itacurubí. Ahí, una lluvia típica de clima subtropical lo sorprendió a mi hijo Aarón en el agua, y luego nos regaló un hermoso arcoiris.

Ary